M u l t i n a t i o n a l - B l o g - o f - A r t - a n d - L i t e r a t u r e - f r o m - D e n v e r

Saturday, May 5, 2012

Un patio nevado en Denver - poema inédito de Alberto Hernández (2012)


Cervantes@MileHighCity ©2012


When the wind works against us in the dark,
And pelts with snow
The lower chamber window on the east
                                              Robert Frost





1.-
Desde esta ventana el mundo nieva.
El frío es un lenguaje terco y engreído. Lento se instala sobre el inventario del patio.
Se hace la hora del encierro. Desde la mirada que vaticina el hielo.
Un patio es cuestión de cálculo. Y más si en Denver cae la nieve y permanece atenta a cualquier evento universal, porque quien mira desde el lomo blanco del paisaje sabe que hay un cielo arriba, una  ilusión perdida, una manzana solitaria y hasta una rama seca a la espera del fuego.
Cuando el viento pega contra nosotros,
Cuando la brisa viaja cargada de nieve,
Cuando la ventana da hacia nuestro punto cardinal preferido,
Cuando el invierno es un desierto puro, la cubierta congelada del mundo,
Cuando nadie nos revela el silencio,
Cuando tornamos a nuestros habituales asuntos…
Entonces nos miramos en el patio: allí pactamos con la soledad,
Con la más absoluta de las soledades, con la más terrible de las desolaciones.
Se trata de una aventura invernal: alguien puso la nieve sobre los muebles, sobre la sombrilla, sobre la estera, sobre la piscina que imagino, sobre los juguetes de los niños, sobre los sueños que perdimos, sobre nosotros mismos.
Se trata de quien se aproxima y nos mira desde la frialdad del hielo.
Desde la muerte del hielo. Desde el hielo mismo como muerte.


Cervantes@MileHighCity ©2012
2.-
Desde esta ventana nievo.
Desde la casa de los  Montañez cae a montones sobre el mundo.
Y soy animal gélido, bestia del frío, animal que corroe la tierra y la esconde.
Que no nieguen mi belleza. Que nadie borre mi elegancia.
Llego como un espanto y respiro sobre los objetos. Cabalgo sobre las casas.
Amargo las horas de quienes me creen un rato en sus vidas.

Aquí estoy aún.
Después del tiempo, de las horas pasadas, no soy nadie.
Soy recuerdo, un trozo de memoria helada en la mirada de quien cierra la ventana y duerme.
Cuando el viento sopla, cuando el viento hace su trabajo,
El ojo de la noche oculta el frío.
                                                                                                                   
Maracay, 10 de febrero de 2012.

Alberto Hernández.-

No comments:

Post a Comment