M u l t i n a t i o n a l - B l o g - o f - A r t - a n d - L i t e r a t u r e - f r o m - D e n v e r

Sunday, September 18, 2011

El Principito - Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) France

—por John Montañez Cortez—

Hace años, cuando era niño, leí El Principito por primera vez. Nunca pude aprenderme el nombre de su autor. Para mí, representaba algo largo y complicado de memorizar, pero el mensaje humano desperdigado por Antoine de Saint-Exupéry, aún sigue vigente cada vez que lo releo. Pues bien, anoche lo volví a leer y es sorprendente como sin importar cuantas veces lo repases —o en qué etapa de tu vida te encuentras— persistentemente te deja una moraleja nueva, una inspiración renovada, algo que reaviva el alma del ser humano.


Aunque superficialmente pareciera un libro para niños, El Principito hace varias observaciones profundas e idealistas de la vida y la naturaleza humana. Por ejemplo, Saint-Exupéry nos habla de un encuentro con un zorro, cuando el joven príncipe sale del desierto del Sahara. La esencia de la historia está contenida en el secreto que el zorro regaló al principito: “Uno sólo ve claramente con el corazón. Cualquier cosa esencial es invisible a los ojos.”

Otros mensajes temáticos principales son articulados por el zorro, tales como: "Eres responsable de mí para siempre, por lo que me has domesticado" y "el tiempo que has dedicado a la rosa hace que tu rosa sea tan importante”.



Saint-Exupéry en Canadá en 1942
En otra sección metafórica del cuento, cuando el joven príncipe decide visitar los seis asteroides (325, 326, 327, 328, 329, y 330) habitados sólo por: un rey (representa la autoridad, juzgar siendo justos), un vanidoso (representa la vanidad del ser humano), un borracho (representa la forma de enfrentar los problemas) —Saint-Exupéry mismo tuvo problemas de bebida e infidelidad—, un hombre de negocios (representa la avaricia), un farolero (representa la rutina, hay que dar valor a lo que nos rodea), y un geógrafo (representa la sabiduría de la experiencia), respectivamente; pareciera que da una connotación simbólica a cómo te sentirías —o qué lección debes aprender— por cada día de la semana. Coincidentemente en el sexto asteroide, el geógrafo le recomienda al principito visitar al planeta Tierra, es decir, el séptimo asteroide, el séptimo día, domingo —del latín dies Dominicus (día del Señor)—, también día de descanso (excepto en la cultura musulmana y judía, claro), ese fue el día, la séptima visita, justo a nuestro planeta, donde hallaría cosas y personajes interesantes. Justo donde se encontraría con el narrador de la historia. Existen otros personajes relevantes, además del zorro, como la serpiente, que representa la muerte.

Las interpretaciones psicológicas, filosóficas y hasta religiosas de esta obra fundamental de la literatura universal, son muy diversas y variadas. Todo depende de nuestra interpretación personal de la vida. Pero de algo sí estoy seguro —aparte de que nunca olvidaremos al asteroide B-612, hogar del principito—, vivimos en el mundo complicado de los adultos y a veces olvidamos que todos aún llevamos un niño dentro del alma.


El escritor carioca Paulo Coelho no pudo haberlo dicho mejor, en una nota que me escribió, hace un par de años, y cito: «Estimado John: Cuando aprendemos nuestra lección diaria, necesitamos combinar el entusiasmo infantil con la sabiduría de la experiencia».


Trama
El narrador, cuando era un niño, dibujó una boa comiendo un elefante. Sin embargo, no se advierte desde el dibujo, cuando todos los adultos que lo miran, sólo ven la imagen de un sombrero, en su lugar. El narrador intenta explicar su primer dibujo con otra representación que muestra claramente al elefante dentro de la boa, disgustando a los adultos como resultado. Por lo tanto, decide convertirse en un piloto, que finalmente conduce a un accidente en el desierto del Sahara.

En el desierto, el narrador conoce al principito, que le pide que dibuje una oveja. Sin saber cómo dibujar una oveja, el narrador le muestra la imagen del elefante en la serpiente. Para sorpresa del narrador, el príncipe reconoce el dibujo de lo que es. Después de varios intentos fallidos de dibujar una oveja, el narrador dibuja una caja en su frustración, afirma que la caja tiene en su interior la oveja. Otra vez para sorpresa del narrador, el príncipe está encantado con el resultado.

El principito describe el asteroide —o planeta—, que es su hogar. El asteroide tiene el tamaño de una casa, tres volcanes (dos activos y uno inactivo) y una rosa, entre varios otros objetos. Este asteroide se llama B-612. El príncipe pasa sus días cuidando al asteroide, sacando los árboles baobab que constantemente intentan echar raíces allí. El príncipe se enamora de la rosa, que parece no corresponder a su amor debido a su naturaleza vana. El príncipe pierde su confianza en la rosa después de que ella le miente, y se siente solo.

Después de que se reconcilia con su rosa, el príncipe logra ver cómo es el resto del universo. Visita a seis otros asteroides, cada uno de ellos habitado por un adulto estúpido. El sexto asteroide está habitado por un geógrafo, que pide al príncipe que describa su casa. Cuando el príncipe le menciona la rosa, el geógrafo explica que él no registra flores, calificándolas de "efímero". El príncipe está conmocionado y afectado por esta revelación. El geógrafo le recomienda visitar la Tierra.

En la Tierra, el príncipe conoce a una serpiente que dice tener el poder para devolverlo a su planeta de origen, aunque el príncipe se niega a esta oferta. El príncipe se encuentra con una flor del desierto, que le dice que sólo hay un puñado de hombres en la Tierra y que no tienen raíces, dejando que el viento sople a su alrededor y llevando una vida difícil. El príncipe se sube a la montaña más alta que jamás haya visto, con la esperanza de ver todo el planeta y encontrar gente. Sin embargo, sólo ve un paisaje desolado. Cuando el príncipe habla en voz alta, su eco le responde y lo confunde con las voces de otros seres humanos.





Finalmente, el príncipe se encuentra con toda una fila de rosales y se siente abatido porque pensaba que su rosa era única. Comienza a sentir que no es un gran príncipe, ya que su planeta contiene sólo tres volcanes pequeños y una flor que ahora piensa que es común. Se acuesta en la hierba y llora.

Con los sollozos del príncipe, un zorro se encuentra con él. El príncipe domestica al zorro, quien le explica que su rosa es realmente única y especial, porque es aquel a quien el príncipe ama. El zorro le explica que, en cierto modo, el príncipe ha domado a la flor, y que por eso el príncipe ahora se siente responsable de ella.

El príncipe se encuentra con un guía ferroviario y un comerciante. El guía le dice al príncipe que los pasajeros que constantemente van corriendo de un lugar a otro a bordo de los trenes, nunca están satisfechos con donde están y no saben lo que buscan. Sólo los niños se toman la molestia de mirar por las ventanas. El comerciante le dice al príncipe sobre su producto, una píldora que elimina la sed y es muy popular, ahorrándole a la gente cincuenta y tres minutos a la semana. El príncipe responde que iba a usar el tiempo para caminar y encontrar agua dulce.

De vuelta al presente, el narrador se está muriendo de sed, hasta que encuentra un pozo con la ayuda del príncipe. El narrador descubre posteriormente que el príncipe habla de su regreso a casa con una serpiente. Ofrece una emotiva despedida al narrador y afirma que si se ve como si hubiera muerto, es porque su cuerpo es demasiado pesado para llevarlo con él a su planeta. El príncipe advierte al narrador que no venga cuando tenga que irse, ya que lo entristecería mucho. El narrador, dándose cuenta de lo que sucederá, se niega a dejarlo solo. El príncipe le permite a la serpiente morderlo y cae sin hacer ruido.



A la mañana siguiente, el narrador trata de buscar al príncipe, pero es incapaz de encontrar su cuerpo. La historia termina con un retrato del paisaje en el que el príncipe y el narrador se encontraban y donde la serpiente se llevó la vida del príncipe. El narrador hace un llamado a que cualquier persona que encontrase a un niño extraño en esa zona, el cual se niega a responder preguntas, deben comunicarse con el narrador de inmediato. 


Posible inspiración:
En El Principito, Saint-Exupéry habla acerca de ser abandonados en el desierto junto a un avión que se estrelló. Este relato se inspira claramente en su propia experiencia en el Sahara, una prueba que se describe en detalle en su libro de memoria Del viento, la arena y las estrellas.


El 30 de diciembre de 1935, después de 18 horas y media en el aire, Saint-Exupéry, junto con su navegante André Prévot, se estrelló en el desierto del Sahara libio. Intentaban romper el récord para el vuelo de París a Saigón y ganar un premio de 150 mil francos. Ambos sobrevivieron al accidente, sólo para hacer frente a una rápida deshidratación. Sus mapas eran primitivos y ambiguos. Quedaron perdidos en el desierto con algunas uvas, una sola naranja, y algo de vino. Al cuarto día, y completamente deshidratados, un beduino en su camello los descubrió y les administró un tratamiento de rehidratación nativo que les salvó la vida a ambos.


Consuelo y Antoine
En el caso de la rosa, fue inspirado por su esposa salvadoreña Consuelo de Saint Exupéry y el pequeño planeta natal fue inspirado en su pequeña casa de campo en El Salvador, que es también conocida como "La Tierra de los Volcanes".




Biografía:
Antoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Exupéry (Lyon 1900 – Mar Mediterráneo 1944), fue un escritor francés, poeta y aviador pionero. Es más recordado por su novela El Principito (Le Petit Prince) y por sus escritos de aviación lírica, como Vuelo nocturno, y Viento, la arena y las estrellas.

Era un piloto comercial con éxito antes de la Segunda Guerra Mundial. Se unió a la Armée de l'Air (Fuerza Aérea Francesa) en el estallido de la segunda guerra mundial, volando misiones de reconocimiento hasta el armisticio con Alemania. 



Sus trabajos literarios, entre ellos El Principito (todas las ilustraciones del libro, incluyendo la portada, fueron dibujadas por el propio autor), han sido traducidos a más de 190 idiomas, impulsado su estatura póstuma. Después de la guerra logró alcanzar el estatus de héroe nacional en Francia. Su obra ha sido muy difundida, con mayor reconocimiento ganado debido a las traducciones internacionales de sus otros trabajos. Su libro de memoria (1939), Terre des hommes, se utilizó para crear el tema central de la Exposición Internacional de 1967 en Montreal, Canadá. La Expo 67, fue la Feria Mundial más exitosa del siglo veinte.



Luego de varios escritos, tras una estadía en los Estados Unidos, se unió a las Fuerzas Francesas Libres. La tarde del 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry se desvaneció en su F-5B P-38 de la francesa Armée de l'Air's, después de salir de Borgo-Porreta, Bastia, Córcega. Su estado de salud, tanto física como mentalmente, había estado en deterioro. Se decía que estaba sujeto a una depresión intermitente y se había hablado de quitarle su permiso de vuelo. En 2000, un buzo francés encontró los restos parciales de su aeronave en el mar Mediterráneo, frente a la costa de Marsella.






JMC






1 comment: