M u l t i n a t i o n a l - B l o g - o f - A r t - a n d - L i t e r a t u r e - f r o m - D e n v e r

Saturday, February 25, 2012

A Juan Ramón Jiménez - Rubén Darío (1867-1916) Nicaragua


ATRIO

¿Tienes, joven amigo, ceñida la coraza
para empezar, valiente, la divina pelea?
¿Has visto si resiste el metal de tu idea
la furia del mandoble y el peso de la maza?
¿Te sientes con la sangre de la celeste raza
que la vida con números pitagóricos crea?
¿Y, como el fuerte Herakles al león de Nemea,
a los sangrientos tigres del mal darías caza?
¿Te enternece el azul de una noche tranquila?
¿Escuchas pensativo el sonar de la esquila
cuando el Ángelus dice el alma de la tarde?

¿Tu corazón las voces ocultas interpreta?
Sigue, entonces, tu rumbo de amor. Eres poeta.
La belleza te cubra de luz y Dios te guarde.

(París, 1900.)


Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío, fue un poeta, periodista y diplomático nicaragüense nacido en San Pedro de Metapa —hoy Ciudad Darío— en 1867. Fue el máximo representante del modernismo literario en lengua española. Es seguramente el poeta que ha ejercido mayor influencia en la poesía hispánica del siglo pasado. Rubén Darío ha sido llamado príncipe de las letras castellanas.
Viajó extensamente y tuvo especial relevancia sus estancias en Chile, Argentina, España y Francia, donde interactuó con grandes poetas e intelectuales de su época.
A menudo se olvida que gran parte de su obra literaria fue escrita en prosa, contenidos en un conjunto heterogéneo de escritos, los cuales, en su mayoría fueron publicados en periódicos. Posteriormente se hicieron recopilaciones en libros.
El periodismo fue su principal fuente de sustento. Trabajó para varios periódicos y revistas con prolífica producción de artículos los cuales han sido compilados en volúmenes póstumos.
A partir de su segunda visita a España, Rubén Darío se convirtió en el maestro, e inspirador, de un grupo de jóvenes modernistas españoles, entre los que estaban Juan Ramón Jiménez —Premio Nobel de literatura en 1956—, Ramón Pérez de Ayala, Francisco Villaespesa, Ramón del Valle-Inclán, y los hermanos Antonio y Manuel Machado, colaboradores de la revista Helios, dirigida por Juan Ramón Jiménez.
Rubén Darío murió en León, en su querida Nicaragua, en 1916, a la edad de cuarenta y nueve años.




jmc

Saturday, February 18, 2012

Los amorosos - Jaime Sabines (1926-1999) México


-Alberto Hernández-


1.-
Los cuerpos, anudados a todos los deseos, velan por el silencio. Desasistidos por la unión, avivan atentos la distancia que podría separarlos. Una palabra agreste y peligrosa se asoma al ojo de quien, bajo las sábanas, admite la soledad: amor. El lugar, la cámara carnal para callar el nombre, la mujer que es pliegue y sabor de flujos de animal, se hace la postrera vuelta del reloj: (Esta es la última vez que yo te quiero./ En serio te lo digo).
Jaime Sabines, el poeta mexicano de Tuxtla Gutiérrez, imbricado en las páginas de Horal, La señal, Adán y Eva, Diario semanario y poemas en prosa, Poemas sueltos y Yuria, se celebra en esta selección en donde invade, con su escritura, la visión de una constelada y mística complicidad amorosa.


2.-
La ausencia habitada de cosas (objetos donde los olores purifican los sonidos que jamás se han ido), metaforiza el desamparo. Entonces, leemos al fuerza de ese apego de Su piel sobre mis huesos/ y mis ojos dentro de su mirada./ Nos hemos muerto muchas veces/ al pie del alba. Moriencia: callarse en ese sentimiento. Esa lisa y hasta inatrapable garantía de que una quemadura dejará la marca en el lugar menos advertido. El amor, esa palabra, esa descolgadura del alma, tiene en Jaime Sabines todos los adioses y distancias, hasta tocar el filo de la sangre iluminada, al desamparo de la madrugada, cigarrillo y voz ronca frente a una cama asaltada por la tristeza.
Un viaje entiende los tiempos que laten en el pecho. La mujer es un después, también un antes, pero borroso. Los cuerpos horizontales, paralelos para que la ubicuidad sea vientre y acumulación de resplandores. Saber de ella, hacerla desespero y vacío, un hueco para que nada perturbe el morir, el asma en la tabla de mi corazón, el deseo.


3.-
Los amorosos callan./ El amor es el silencio más fino,/ El más tembloroso, el más insoportable.
El silencio, el único habitante de los sonidos amorosos, ventila sus digresiones con el cuerpo lejano, tibio aún luego de tantas escondidas muertes. Porque se vive para ocultar lo que se lleva en la camisa de amar, en el fondo fortuito de esa sustancia que viaja e inventa oscuridades. La lámpara apagada, la mirada puesta en el techo mientras ellas buscan en el sueño la muerte (que) les fermenta detrás de los ojos.
Amanecer es el dolor aguzado por todos los ruidos, los desencantos, los juegos extraviados, el olor del sexo fabricado en el olfato de viandantes y cómplices que los miran salir del amor, o entrar precipitadamente en una palabra que lee lágrimas y pequeños asaltos de la boca, cuando el beso nace y muere en una esquina.
La dura sombra se hace despedida, el día está en los asuntos de la noche, cuando los cuerpos se funden. O se separan. El silencio domina, se aterrona en las manos frías, en una palabra repetida tantas veces que ya es ojo vigilante.

No se dice.
Acude a nuestros ojos,
a nuestras manos, tiembla, se resiste.
Dices que esperas –te esperas- desde entonces,
ya sabes que el adiós es inútil y triste.


4.-
Es beso es una carta. Letra viva, un poema, la hora vacía. El paraíso, la revelación de las primeras palabras, el amor, el tiempo, los animales y el seco. Adán y Eva en un bosque dialogado. A cierta hora, el cuerpo apetece el silencio para hacerse sangre, semen y arrobo de esa levadura. El cuerpo sideral del jadeo, la vuelta a la muerte de ese instante cuando sólo existe la fosa del placer, la piel, el vientre, la lectura del frío y una puta con todos los nombres de las constelaciones.
En la juntura del último sudor cierra el libro, el cuerpo se desgaja. El poema debajo de la almohada. Afuera, el tiempo y las parejas, observadas por el desgano.



ah

Saturday, February 11, 2012

Técnicas Fotográficas del Pasado en el Presente.





El día de ayer, viernes 10 de Febrero, se estrenó en Denver la exhibición Blow Up en el teatro Crossroads del histórico distrito Five Points. Esta muestra fotográfica está organizada por “Arts & Venues Denver” —una entidad gubernamental establecida por la ciudad y el condado de Denver para exaltar la calidad de vida en dicha ciudad y promover la vitalidad económica a través de eventos públicos, arte y entretenimiento—. El administrador Rudi Cerri está a cargo de esta exposición, la cual continuará hasta el mes de Abril de 2012.
   
Como dice el comunicado de prensa, Blow Up es una exhibición que explora y empuja los limites de la fotografía a una perspectiva única del mundo. Las técnicas fotográficas de enfoque y de exposición —ya sea de la película fotográfica, placa de vidrio u otro medio, para luego ser reveladas mediante un proceso químico— aún son practicadas por muchos artistas. A través del uso de cámaras analógicas, los artistas de Blow Up exponen las historias subrayadas de sus sujetos.


(c) Mark Sink
(c) Christopher R. Perez
Los fotógrafos Christopher Perez y Mark Sink utilizan la técnica llamada “colodión” o “colodión húmedo” —conocida en inglés, comúnmente, como “wet plate”—. Esta técnica utiliza el químico (colodión) junto con bromuro, yoduro o cloruro, para crear una capa gelatinosa o “celulosa” sobre la placa de vidrio. Luego la placa es sumergida en nitrato de plata, convirtiendo el bromuro, yoduro o cloruro, en bromuro de plata, yoduro de plata o cloruro de plata, de manera que la capa sea fotosensible. Una vez expuesta la placa de vidrio, ésta es procesada con otros químicos para “fijar” la imagen y “revelarla”, al finalizar este proceso, la placa de vidrio, o negativo, puede utilizarse para imprimir la imagen en papel o la placa de vidrio puede ser revelada y convertirse en la foto misma, o positivo, conocido como Ambrotipo (Ambrotype). Todo este proceso tiene que hacerse mientras la placa está húmeda, por ende su nombre. Aunque este método fue inventado en 1851, sin duda alguna, la nostalgia, romanticismo y misterio de esa época son evidentes en las imágenes modernas creadas con esta técnica fotográfica.


Christopher R. Perez, Mark Sink y Kristen Hatgi


Tara Hornung
La exhibición, no sólo explora el método de placas húmedas. La arqueóloga, conservacionista de arte, historiadora y fotógrafa, Tara Hornung, demuestra la técnica de la “doble exposición”, resultando en una impresión de dos o más imágenes sobrepuestas, fotografías que también exhiben un aura fantasmal y mística. Esta técnica requiere de planificación y diseño de la imagen final, requiere de cuidado al capturar la imagen ya que la película se “expone” por segunda vez y el negativo captura aún más luz. Requiere que el revelado de la película sea ejecutado con precisión para no “borrar” la foto durante este proceso y, por supuesto, requiere de un equipo fotográfico analógico que permita retroceder el rollo de película, para retomar las imágenes, ya sea del mismo sujeto, o escena, desde otro ángulo o imágenes de otra ende. La utilización de este método continúa hoy por hoy. En contraste con la técnica de placas húmedas, su implementación es más factible.



La exposición fotográfica toma prestado su título de la cinta cinematográfica del mismo nombre y como complemento, no podía faltar, en la sala del Crossroads Theater, la proyección de este clásico del cine: Blow-Up (1966), la primera película en inglés del afamado director de cine italiano Michelangelo Antonioni.
Un fotógrafo (David Hemmings) cree haber sido testigo de un asesinato, sin darse cuenta pudo haber tomado fotografías de una matanza. El guión de la película —producida por Carlo Ponti— fue escrito por el propio Antonioni y el conocido poeta italiano Tonino Guerra. La trama tuvo dos fuentes de inspiración: el relato corto Las babas del diablo (1959) del escritor argentino Julio Cortázar; y la vida del famoso fotógrafo inglés, del Swinging London, David Bailey.

Les invitamos a que apoyen a los artistas locales disfrutando lo enigmático y “mágico” de estas imágenes.




Saturday, February 4, 2012

Roberto Bolaño (1953-2003) - escritor del mundo, nacido en Chile

–John Montañez Cortez–

Escogí cuatro deliciosos fragmentos de una entrevista al escritor Roberto Bolaño en la feria del libro chilena en 1999:


I
“Yo empecé escribiendo poesía, al menos cuando empecé a escribir en serio, cuando la apuesta era a vida o muerte, y es una forma un poco exagerada de decirlo, pero bueno se parece, lo que escribía era poesía y leí muchísima poesía; y siempre he admirado las vidas de los poetas, esas vidas tan desmesuradas, tan arriesgadas, y en ese sentido tal vez, sólo tal vez, ese amor mío por la poesía, y por los poetas, se refleja de alguna manera en alguno de mis libros; yo no creo que en todos, yo creo que soy… además, yo como poeta no soy nada lírico, soy totalmente prosaico, cotidiano; mi poeta favorito es Nicanor Parra. Nicanor Parra ya lo dice, él no habla de crepúsculos, ni de damas recortadas sobre el horizonte, sino de comidas y luego de ataúdes, y ataúdes y ataúdes, lo repite.”

  
II
“(…) uno empieza comprando libros, o robándolos, y termina leyéndolos. Pero en mi caso, eso ya es una obsesión; compro libros y ni siquiera los leo, los acaricio. Y tengo muchos libros; y tengo algunos libros que no he leído y sé que no voy a leer jamás, pero los compro y de vez en cuando los ojeo, y me gusta tenerlos cerca.”


III
“(…) creo que hay una ética en todo ser vivo, una ética rarísima, eso también lo dijo Borges, hasta las hormigas ¿Si? Hasta en las hormigas hay una ética.”


IV
“(…) otra de las cosas que procuro olvidar, rápidamente, es… las tramas de lo que he escrito, porque... es que si estuviera pensando constantemente en mis libros, me volvería loco, porque sé que están llenos de errores y tendría que estar corrigiéndolos y dándole vuelta al asunto, y cuando termino de escribir un libro, en el momento en que entrego la última galerada, la última prueba de impresión… Adiós, se acabó.”



Roberto Bolaño nació en la capital chilena en 1953, pero vivió lo más importante de su vida personal y literaria en México y España, donde murió a la edad de cincuenta años por problemas hepáticos.

Pienso que Bolaño es uno de los escritores latinoamericanos más lucidos de la literatura internacional. Es autor de numerosas obras de ficción, no ficción y poesía.

Su libro Los detectives salvajes ganó el Premio Rómulo Gallegos de Novela y fue uno de los mejores libros del año para los periódicos The Washington Post, Los Angeles Times y The New York Times.
En 2008, recibió póstumamente el premio de ficción del National Book Critics Circle por su novela 2666.

Los poetas chilenos Nicanor Parra y Enrique Lihn estaban entre sus escritores más queridos.
El autor catalán Vila-Matas dijo: “Con la muerte de Bolaño empieza una leyenda.”