M u l t i n a t i o n a l - B l o g - o f - A r t - a n d - L i t e r a t u r e - f r o m - D e n v e r

Sunday, September 25, 2011

Hablando de Fotografía

Como muchos de ustedes saben, mi vocación es la fotografía, y por ende trato de estar al tanto de todos los acontecimientos referentes a este medio. He estado un poco ausentado del blog pero no completamente desconectado, pues lo leo constantemente. Durante mi corta ausencia, he estado trabajando en varios proyectos.

Después de la cobertura que hice del festival de Arte de Cherry Creek, tuve la fortuna de cubrir el festival de Food & Wine, también en la ciudad de Cherry Creek, un evento el cual disfruto mucho, no sólo por sus obvios beneficios, sino también por las conexiones que se hacen.

Este año el festival agregó la participación de pintores y músicos locales lo cual me dio mucho gusto ver que el evento de Food & Wine está expandiendo la participación a los artistas fuera del medio gastronómico, ayudando a difundir el talento local.


Luego de este evento, fui invitado por el baterista Donald Barthelemy, mejor conocido en el medio artístico como Dondada, para cubrir la banda Judge Roughneck durante el festival de Reggae en el anfiteatro de Red Rocks, a las afueras de Denver.

El anfiteatro en sí, es una obra de arte ya que está anidado en medio de una formación rocosa y la acústica que se produce es sin igual.

En fin, he estado ocupado con estos eventos y con varios clientes, pero me imagino que ustedes se preguntan, ¿Qué tiene que ver los eventos musicales y gastronómicos con la fotografía o el arte? ¿Cómo encaja el blog de Cervantes en todo esto? Tiene que ver mucho, pero les explicaré con más detalle en mi próximo artículo; así que estén pendientes…


fm




Sunday, September 18, 2011

El Principito - Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) France

—por John Montañez Cortez—

Hace años, cuando era niño, leí El Principito por primera vez. Nunca pude aprenderme el nombre de su autor. Para mí, representaba algo largo y complicado de memorizar, pero el mensaje humano desperdigado por Antoine de Saint-Exupéry, aún sigue vigente cada vez que lo releo. Pues bien, anoche lo volví a leer y es sorprendente como sin importar cuantas veces lo repases —o en qué etapa de tu vida te encuentras— persistentemente te deja una moraleja nueva, una inspiración renovada, algo que reaviva el alma del ser humano.


Aunque superficialmente pareciera un libro para niños, El Principito hace varias observaciones profundas e idealistas de la vida y la naturaleza humana. Por ejemplo, Saint-Exupéry nos habla de un encuentro con un zorro, cuando el joven príncipe sale del desierto del Sahara. La esencia de la historia está contenida en el secreto que el zorro regaló al principito: “Uno sólo ve claramente con el corazón. Cualquier cosa esencial es invisible a los ojos.”

Otros mensajes temáticos principales son articulados por el zorro, tales como: "Eres responsable de mí para siempre, por lo que me has domesticado" y "el tiempo que has dedicado a la rosa hace que tu rosa sea tan importante”.



Saint-Exupéry en Canadá en 1942
En otra sección metafórica del cuento, cuando el joven príncipe decide visitar los seis asteroides (325, 326, 327, 328, 329, y 330) habitados sólo por: un rey (representa la autoridad, juzgar siendo justos), un vanidoso (representa la vanidad del ser humano), un borracho (representa la forma de enfrentar los problemas) —Saint-Exupéry mismo tuvo problemas de bebida e infidelidad—, un hombre de negocios (representa la avaricia), un farolero (representa la rutina, hay que dar valor a lo que nos rodea), y un geógrafo (representa la sabiduría de la experiencia), respectivamente; pareciera que da una connotación simbólica a cómo te sentirías —o qué lección debes aprender— por cada día de la semana. Coincidentemente en el sexto asteroide, el geógrafo le recomienda al principito visitar al planeta Tierra, es decir, el séptimo asteroide, el séptimo día, domingo —del latín dies Dominicus (día del Señor)—, también día de descanso (excepto en la cultura musulmana y judía, claro), ese fue el día, la séptima visita, justo a nuestro planeta, donde hallaría cosas y personajes interesantes. Justo donde se encontraría con el narrador de la historia. Existen otros personajes relevantes, además del zorro, como la serpiente, que representa la muerte.

Las interpretaciones psicológicas, filosóficas y hasta religiosas de esta obra fundamental de la literatura universal, son muy diversas y variadas. Todo depende de nuestra interpretación personal de la vida. Pero de algo sí estoy seguro —aparte de que nunca olvidaremos al asteroide B-612, hogar del principito—, vivimos en el mundo complicado de los adultos y a veces olvidamos que todos aún llevamos un niño dentro del alma.


El escritor carioca Paulo Coelho no pudo haberlo dicho mejor, en una nota que me escribió, hace un par de años, y cito: «Estimado John: Cuando aprendemos nuestra lección diaria, necesitamos combinar el entusiasmo infantil con la sabiduría de la experiencia».


Trama
El narrador, cuando era un niño, dibujó una boa comiendo un elefante. Sin embargo, no se advierte desde el dibujo, cuando todos los adultos que lo miran, sólo ven la imagen de un sombrero, en su lugar. El narrador intenta explicar su primer dibujo con otra representación que muestra claramente al elefante dentro de la boa, disgustando a los adultos como resultado. Por lo tanto, decide convertirse en un piloto, que finalmente conduce a un accidente en el desierto del Sahara.

En el desierto, el narrador conoce al principito, que le pide que dibuje una oveja. Sin saber cómo dibujar una oveja, el narrador le muestra la imagen del elefante en la serpiente. Para sorpresa del narrador, el príncipe reconoce el dibujo de lo que es. Después de varios intentos fallidos de dibujar una oveja, el narrador dibuja una caja en su frustración, afirma que la caja tiene en su interior la oveja. Otra vez para sorpresa del narrador, el príncipe está encantado con el resultado.

El principito describe el asteroide —o planeta—, que es su hogar. El asteroide tiene el tamaño de una casa, tres volcanes (dos activos y uno inactivo) y una rosa, entre varios otros objetos. Este asteroide se llama B-612. El príncipe pasa sus días cuidando al asteroide, sacando los árboles baobab que constantemente intentan echar raíces allí. El príncipe se enamora de la rosa, que parece no corresponder a su amor debido a su naturaleza vana. El príncipe pierde su confianza en la rosa después de que ella le miente, y se siente solo.

Después de que se reconcilia con su rosa, el príncipe logra ver cómo es el resto del universo. Visita a seis otros asteroides, cada uno de ellos habitado por un adulto estúpido. El sexto asteroide está habitado por un geógrafo, que pide al príncipe que describa su casa. Cuando el príncipe le menciona la rosa, el geógrafo explica que él no registra flores, calificándolas de "efímero". El príncipe está conmocionado y afectado por esta revelación. El geógrafo le recomienda visitar la Tierra.

En la Tierra, el príncipe conoce a una serpiente que dice tener el poder para devolverlo a su planeta de origen, aunque el príncipe se niega a esta oferta. El príncipe se encuentra con una flor del desierto, que le dice que sólo hay un puñado de hombres en la Tierra y que no tienen raíces, dejando que el viento sople a su alrededor y llevando una vida difícil. El príncipe se sube a la montaña más alta que jamás haya visto, con la esperanza de ver todo el planeta y encontrar gente. Sin embargo, sólo ve un paisaje desolado. Cuando el príncipe habla en voz alta, su eco le responde y lo confunde con las voces de otros seres humanos.





Finalmente, el príncipe se encuentra con toda una fila de rosales y se siente abatido porque pensaba que su rosa era única. Comienza a sentir que no es un gran príncipe, ya que su planeta contiene sólo tres volcanes pequeños y una flor que ahora piensa que es común. Se acuesta en la hierba y llora.

Con los sollozos del príncipe, un zorro se encuentra con él. El príncipe domestica al zorro, quien le explica que su rosa es realmente única y especial, porque es aquel a quien el príncipe ama. El zorro le explica que, en cierto modo, el príncipe ha domado a la flor, y que por eso el príncipe ahora se siente responsable de ella.

El príncipe se encuentra con un guía ferroviario y un comerciante. El guía le dice al príncipe que los pasajeros que constantemente van corriendo de un lugar a otro a bordo de los trenes, nunca están satisfechos con donde están y no saben lo que buscan. Sólo los niños se toman la molestia de mirar por las ventanas. El comerciante le dice al príncipe sobre su producto, una píldora que elimina la sed y es muy popular, ahorrándole a la gente cincuenta y tres minutos a la semana. El príncipe responde que iba a usar el tiempo para caminar y encontrar agua dulce.

De vuelta al presente, el narrador se está muriendo de sed, hasta que encuentra un pozo con la ayuda del príncipe. El narrador descubre posteriormente que el príncipe habla de su regreso a casa con una serpiente. Ofrece una emotiva despedida al narrador y afirma que si se ve como si hubiera muerto, es porque su cuerpo es demasiado pesado para llevarlo con él a su planeta. El príncipe advierte al narrador que no venga cuando tenga que irse, ya que lo entristecería mucho. El narrador, dándose cuenta de lo que sucederá, se niega a dejarlo solo. El príncipe le permite a la serpiente morderlo y cae sin hacer ruido.



A la mañana siguiente, el narrador trata de buscar al príncipe, pero es incapaz de encontrar su cuerpo. La historia termina con un retrato del paisaje en el que el príncipe y el narrador se encontraban y donde la serpiente se llevó la vida del príncipe. El narrador hace un llamado a que cualquier persona que encontrase a un niño extraño en esa zona, el cual se niega a responder preguntas, deben comunicarse con el narrador de inmediato. 


Posible inspiración:
En El Principito, Saint-Exupéry habla acerca de ser abandonados en el desierto junto a un avión que se estrelló. Este relato se inspira claramente en su propia experiencia en el Sahara, una prueba que se describe en detalle en su libro de memoria Del viento, la arena y las estrellas.


El 30 de diciembre de 1935, después de 18 horas y media en el aire, Saint-Exupéry, junto con su navegante André Prévot, se estrelló en el desierto del Sahara libio. Intentaban romper el récord para el vuelo de París a Saigón y ganar un premio de 150 mil francos. Ambos sobrevivieron al accidente, sólo para hacer frente a una rápida deshidratación. Sus mapas eran primitivos y ambiguos. Quedaron perdidos en el desierto con algunas uvas, una sola naranja, y algo de vino. Al cuarto día, y completamente deshidratados, un beduino en su camello los descubrió y les administró un tratamiento de rehidratación nativo que les salvó la vida a ambos.


Consuelo y Antoine
En el caso de la rosa, fue inspirado por su esposa salvadoreña Consuelo de Saint Exupéry y el pequeño planeta natal fue inspirado en su pequeña casa de campo en El Salvador, que es también conocida como "La Tierra de los Volcanes".




Biografía:
Antoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Exupéry (Lyon 1900 – Mar Mediterráneo 1944), fue un escritor francés, poeta y aviador pionero. Es más recordado por su novela El Principito (Le Petit Prince) y por sus escritos de aviación lírica, como Vuelo nocturno, y Viento, la arena y las estrellas.

Era un piloto comercial con éxito antes de la Segunda Guerra Mundial. Se unió a la Armée de l'Air (Fuerza Aérea Francesa) en el estallido de la segunda guerra mundial, volando misiones de reconocimiento hasta el armisticio con Alemania. 



Sus trabajos literarios, entre ellos El Principito (todas las ilustraciones del libro, incluyendo la portada, fueron dibujadas por el propio autor), han sido traducidos a más de 190 idiomas, impulsado su estatura póstuma. Después de la guerra logró alcanzar el estatus de héroe nacional en Francia. Su obra ha sido muy difundida, con mayor reconocimiento ganado debido a las traducciones internacionales de sus otros trabajos. Su libro de memoria (1939), Terre des hommes, se utilizó para crear el tema central de la Exposición Internacional de 1967 en Montreal, Canadá. La Expo 67, fue la Feria Mundial más exitosa del siglo veinte.



Luego de varios escritos, tras una estadía en los Estados Unidos, se unió a las Fuerzas Francesas Libres. La tarde del 31 de julio de 1944, Antoine de Saint-Exupéry se desvaneció en su F-5B P-38 de la francesa Armée de l'Air's, después de salir de Borgo-Porreta, Bastia, Córcega. Su estado de salud, tanto física como mentalmente, había estado en deterioro. Se decía que estaba sujeto a una depresión intermitente y se había hablado de quitarle su permiso de vuelo. En 2000, un buzo francés encontró los restos parciales de su aeronave en el mar Mediterráneo, frente a la costa de Marsella.






JMC






Sunday, September 4, 2011

Mark Twain (1835-1910)



Mark Twain, photo by A. F. Bradley
New York, 1907

«Me complació sobremanera cuando la Universidad de Yale me hizo Maestro de las Artes, porque yo no sabía nada acerca del arte. Tuve otra convulsión de placer cuando Yale me hizo un Doctor en Literatura, porque yo no era competente para medicar la literatura de nadie mas que la mía, yo ni siquiera podía mantener mi propia literatura en un estado saludable sin la ayuda de mi esposa.
Me alegré de nuevo cuando la Universidad de Missouri me hizo un Doctor en Derecho, porque fue todo ganancia, no saber nada acerca de las leyes, salvo la forma de evadirlas sin que te pillen. Y ahora, en Oxford, voy a ser un Doctor en Letras, pura ganancia, porque lo que no sé acerca de las letras me harían multimillonario si pudiera convertirlas en dinero en efectivo».

Samuel Langhorne Clemens (1835-1910), más conocido por su seudónimo de Mark Twain, fue un escritor y humorista estadounidense. Él es más conocido por sus novelas, Las aventuras de Tom Sawyer (1876), y su secuela, Las aventuras de Huckleberry Finn (1885), esta última a menudo llamada "la gran novela americana".
Alcanzó un gran éxito como escritor y orador público. Su ingenio y la sátira le valió los elogios de la crítica y sus compañeros, fue amigo de presidentes, artistas, empresarios y la realeza europea. Sin embargo, le faltaba perspicacia financiera. A pesar de que hizo una gran cantidad de dinero de sus escritos y conferencias, lo dilapidaron en diversas empresas y se vio obligado a declararse en quiebra. Con el tiempo y con la ayuda de Henry Huttleston Rogers superó sus problemas financieros. Twain trabajó duro para asegurar que todos sus acreedores fueran pagados en su totalidad, a pesar de que su quiebra le había relevado de la responsabilidad legal. 
Twain nació durante una visita del cometa Halley, y predijo que iba a "irse con ella", así. Murió al día siguiente posterior regreso del cometa. Él fue alabado como "el mayor humorista americano de su época". William Faulkner nombró a Twain como "el padre de la literatura estadounidense."


jmc.